La Primera Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial

lunes, 28 de julio de 2014

Introducción

El 28 de julio de 1914 empieza uno de los más trágicos conflictos bélicos de la historia: la Primera Guerra Mundial o Gran Guerra, como la empezaron a llamar poco después sus contemporáneos. Esta desgarradora lucha, y los posteriores tratados diplomáticos que surgieron como consecuencia de la misma, significaron el final de la época de los grandes imperios decimonónicos, y son la raíz del otro gran conflicto del siglo XX: la Segunda Guerra Mundial.

Esta guerra (que había de durar algo más de cuatro años, hasta el 11 de noviembre de 1918) provocó la pérdida de la hegemonía de Europa, que pasa a compartirla con otros dos países participantes en la guerra, Estados Unidos y Japón. Más trágica aún, fue la poca importancia que se dio a las vidas humanas; no sólo los millones de muertos (casi treinta millones), sino la incontable cantidad de heridos e inválidos que quedaban así para siempre.

La Primera Guerra Mundial sorprendió por su magnitud: nunca hasta entonces se había visto semejante destrucción. También asombró por su duración: todos esperaban una guerra corta y se encontraron con una guerra que se hacía interminable y que transformó el mapamundi y las tácticas bélicas. Nada ocurrió como se había previsto.